0%

Octopus Capital

Blog El trabajador de limpieza que dejó herencia millonaria

El trabajador de limpieza que dejó herencia millonaria

El trabajador de limpieza que dejó herencia millonaria

27 septiembre, 2019 - Octopus Capital

Querido ángel,

 

Esta vez quisiera compartirte una historia que aunque fascinante, pudiera resultar producto de la imaginación, sin embargo sucedió y se documentó en su momento.

 

Era el mes de junio de 2014 en el pequeño poblado de Battleboro, Vermont, Estados Unidos, cuando falleció Ronald Reed. Hombre de 92 años que había dedicado su vida como trabajador de limpieza y como despachador de gasolina en una estación local.

 

La muerte de Reed no hubiera tomado tanta trascendencia si no fuera porque dejó una fortuna de $8 millones de dólares. Ni siquiera sus familiares o amigos más cercanos sabían de esta fortuna secreta.

 

Según sus allegados el era un hombre discreto y trabajador y al que nunca se le conocieron ni lujos, ni propiedades.

 

A su muerte se reveló el gran secreto de cómo había acumulado tanto y no fue ganando la lotería. Reed, se dedicó por décadas a invertir en las empresas más emblemáticas de Estados Unidos, al menos 95 de ellas. Lo hizo poco a poco, con mucha paciencia sabiendo que sus resultados llegarían al paso de los años.

 

Ronald Reed simplemente nos demostró que TODOS pueden construir un gran patrimonio, que no se necesita ser un gran experto o conocer términos complicados, y que solo se necesita determinación y paciencia (con una dosis de conocimiento básico) para lograrlo.

 

Esta historia fue documentada en su momento por la cadena de televisión CNBC, aquí la puedes conocer https://www.cnbc.com/2016/08/29/janitor-secretly-amassed-an-8-million-fortune.html.

 

Y ¿Qué pasó con el dinero de Ronald Reed? En su testamento pedía que le entregaran a su familia $2 millones de dólares y el resto, o sea $6 millones, que se donara a la librería y al hospital de la comunidad. Al final, Reed construyó un enorme patrimonio para apoyar una causa común todavía mayor ¡bien por el!

 

Esta es una buena lección para todos. Cuando pensemos que no es posible construir un patrimonio para la posteridad pensemos en el Sr. Reed. Sea cual sea nuestro objetivo financiero, debemos saber que SI es posible construir ese futuro que tanto imaginamos.

 

Buen pitch,

 

Raúl González

 

 

Descubre tu potencial como inversionista.

Comenzar ahora